1621

El Papa Gregorio XV eleva a Orden religiosa la Congregación de las Escuelas Pías. Con ello, la Iglesia reconocía en el más alto grado la importancia de la escuela abierta a todos, especialmente a los pobres.