1612

El número creciente de escolares le obliga a comprar un edificio (San Pantaleo) que hoy es el corazón de la Orden de las Escuelas Pías.