1602

Las escuelas de Calasanz empiezan a llamarse «pías», es decir, gratis. “He Encontrado el mejor modo de servir a Dios, haciendo el bien a los pequeños. Por nada de este mundo lo dejaré” (55 años).